Errores comunes de disco duro y cómo solucionarlos

Los discos duros son una de las partes vitales de nuestro ordenador. Discos de almacenamiento para guardar todos nuestros archivos. Al igual que el resto de componentes de nuestro ordenador, tiene una vida limitada, por lo que es propenso a sufrir errores.

Los tipos de errores más comunes, pueden deberse al uso en el tiempo, corrupción de archivos, temperatura y muchas otras que vamos a explicar en este artículo, pero muchas veces, y en caso de que sea debido al tiempo que tiene, los síntomas que muestran son indetectables hasta que dejan de funcionar.

Principales problemas de los discos duros y cómo solucionarlos

 1. Programas de ordenador y virus:

En el momento en que conectamos nuestro ordenador a internet, estamos expuestos a multitud de ataques e infectar el sistema por diferentes tipos de virus. Un virus también puede ser propagado a través de discos duros externos o memorias USB. Cuando un virus infecta un ordenador, comienza su ataque por el disco duro, corrompiendo, cifrando o eliminando todo el contenido que pueda haber en él. En cuanto a las soluciones, como no se contempla la opción de no conectarlo a internet (poco uso tendría el ordenador entonces) sería mantener un buen antivirus activo, ya que protegerá tu sistema y disco duro de amenazas de virus. Igualmente, prestar atención a qué tipo de archivos se descargan y de dónde provienen puede mantener la salud de tu equipo y protegerlo de virus.

2. Archivos corruptos

En situaciones en las que el equipo se apaga de forma repentina mientras lo usas, como un corte de luz, el disco duro y los archivos con los que están trabajando en ese momento pueden sufrir de manera irreversible. Otros motivos que pueden causar la corrupción de archivos son subida de tensión, programas maliciosos (malware) o apagado inapropiado de la computadora. Las soluciones serían hacer siempre un correcto apagado del sistema. Cierra antes todos los programas y aplicaciones que estés usando, para luego hacer un apagado estándar. Frente a los malwares, hay programas antimalware que protegerán tu ordenador de este tipo de programas, y también ha antivirus que lo traen incorporados. Frente a cortes repentinos de tensión, la mejor solución es que añadas a tu equipo una fuente SAI, que lleva incorporada una batería que te dará los minutos necesarios de energía para poder apagar tu equipo correctamente y evitar daños en tu disco duro.

3. Calentamiento

La temperatura en tu ordenador es algo muy delicado, y que en caso de aumento, puede afectar a distintos componentes de ti equipo. La tarjeta gráfica la puedes perder para siempre, también la placa base o tu disco duro con todo lo que tengas almacenado en él. 

Por esto, las fuentes de refrigeración son tan importantes. Ya sean con ventiladores, refrigeración líquida o mixtas son tan importantes. Todos hemos visto esos ordenadores preparados para gaming donde tubos llenos de líquido recorren todo el sistema para bajar la temperatura. Y es que estos ordenadores para trabajo profesional o jugadores de élite, están preparados para que se les exija al máximo y respondan sin pestañear.

4. Defectos de fabricación

Un disco duro de tipo hdd, es un componente electrónico complejo y delicado. Hay un cierto porcentaje de cada fabricación, que puede presentar fallas de fabricación. Por norma general, estos errores se presentan al principio de su uso, por lo que sí hay algún truco para prevenir. No vamos a conseguir repararlo, pero sí que podremos evitar usarlo, reclamar la garantía y sustituirlo por otro.

Siempre recomendamos usar las mejores marcas para tus discos duros. No es un elemento de tu equipo en el que debas escatimar, ya que es donde se va a almacenar todo. Los fabricantes de discos duros, tienen métricas sacadas de porcentaje de defecto de fabricación por modelo, siendo en las marcas conocidas muy bajos, y en otras de segunda categoría, más elevados. Por lo que con los discos duros, no pagas la marca, si no la fiabilidad de los mismos, así como los años que te durará.

Uno de los primeros indicios con los que sabrás si tu disco duro puede estar estropeado o no, es por el paquete en el que te lo han enviado si lo has comprado online. Si no viene bien acolchado, ajustado para que no vaya dando golpes y ves que ha podido sufrir golpes, cuidado. Son muy delicados, y puede que por este maltrato en el envío haya dejado de funcionar.

No existen soluciones realmente, pero sí te recomendamos hacerle un S.M.A.R.T scan para comprobar la salud del mismo antes de empezar a almacenar nuestros archivos y programas en él.

5. Errores cometidos por el usuario

Un mal uso del software puede provocar daños irreversibles en tus discos duros. No instalar bien el sistema operativo, cambiar de ubicación carpetas del sistema o cambiar configuraciones del sistema son algunas de las causas.

La solución es tremendamente sencilla, ya que con saber qué estamos haciendo e instalando correctamente el sistema operativo no tendríamos problemas.

6. La BIOS o el sistema operativo no reconoce el disco duro

Este tipo de error puede deberse a diversos factores:

  1. El puerto SATA del disco duro está dañado.
  2. El puerto SATA de la placa base está dañado. En este caso, podríamos conectarlo a través de otro puerto de la placa base.
  3. Cable SATA dañado. Este sería el peor de los males, ya que con reemplazar el cable sería suficiente.
  4. Fuente de alimentación no entrega suficiente corriente al disco duro. Si no entrega la suficiente potencia, el disco duro directamente no arrancará con la BIOS al iniciar el sistema, por lo que es imposible que lo detecte. En este caso, deberías de sustituir la fuente de alimentación, ya que pierden potencia con el tiempo.

Conclusiones

Como hemos visto, un disco duro es un componente esencial de tu ordenador o laptop, y por desgracia, bastante delicada.

Su tiempo de vida funcionando es limitada, y se estima que siendo de una marca conocida y calidad buena, rondará los 3 o 4 años.

Tocar carpetas del sistema, configuraciones, descargar sin precaución de orígenes desconocidos y abrir la puerta a diferentes virus pueden corromper todo tu almacenamiento de archivos y que no puedas recuperar nada.

Las precauciones que debes tener, si las sabes aplicar bien, no son tan tediosas como puedan parecer, ya que muchas de ellas son de sentido común:

– Descarga archivos que sepas que están libre de virus, y si no, mejor no descargar.

– No tocar ni mover archivos y carpetas del sistema.

– Si le estás dando un uso intensivo y sube la temperatura, mejor parar un rato. Asegúrate de que el interior está bien limpio, y no ha suciedad obstruyendo los ventiladores.

– Mantén un antivirus al día funcionando en tu sistema.

– Ten una política de copias de seguridad bien planteada. Hoy en día puedes hacerlas en la nube, o tener un disco duro externo donde una vez a la semana hagas una copia de seguridad. Lo mejor sería que este disco duro externo lo guardases en un sitio diferente a donde tengas el ordenador, ya que nunca se sabe lo que puede pasar.

Espero que con estos consejos nunca te veas en la situación en la que tu disco duro ha fallado y no puedes recuperar tus archivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *